Tras una huida precipitada de España y un viaje a América no menos azaroso, en el que Jaime Mercader conoce a un misterioso asesino árabe, por fin la vida del joven parece estabilizarse. Corría el mes de junio de 1903 en la hermosa Cartagena de Indias y Ja