Enciendes el móvil, repasas otra vez la conversación por si se te ha escapado algo entre líneas, le das mil vueltas a tu respuesta antes de enviar? y después te muerdes las uñas entre las horas en que él lee el wasap y cuando por fin se digna a responder.