Había ganado la subasta… y ahora quería a la mujer

Vanessa Partridge tenía un buen motivo para querer el valioso manuscrito que se subastaba; era el legado de sus hijas gemelas, pero no había contado con que el multimillonario Chase Harrington lo comprase y después se presentase en su puerta.
Chase tenía una nueva obsesión: Vanessa. Aquella mujer de familia adinerada, trabajadora y madre de dos niñas era algo más de lo que parecía… y él quería descubrirla. Chase también tenía secretos pero, sobre todo, quería dejarse llevar por aquella fuerte atracción. ¿Podría permitirse jugar con fuego?