Verónica no sabe qué está pasando con su cuerpo cuando un día nota que tiene los senos duros y adoloridos, y que además están botando leche a pesar de que nunca ha estado embarazada o ha tenido hijos.

Solicita una consulta de emergencia con su médico que está más que dispuesto en ayudarla a aliviar su misteriosa condición.

Este cuento corto y caliente es un relato erótico destinado solo a mayores de edad. Su contenido es explícitamente sexual.