Preston McQuinn creía haberle cerrado la puerta al amor para siempre y, sin embargo, de pronto se encontró deseando abrir su corazón a aquella vecina increíblemente perfecta.