Mi sangre no es azul. Y yo no soy ningún príncipe.
He servido en el ejército. Luchado. Sangrado por mi país.
Y entonces me enamoré. Desde entonces luchaba por ella.

Me capturaron. Me torturaron. Me cosieron a balazos.
Sobreviví. Gané. Me retiré. Me convertí en el héroe nacional.
Cobré un dineral. Me casé. Y di gracias a Dios cada puto día.
Todo era perfecto, hasta que ella murió después de la boda.
Grité, lloré, y cuidé de nuestro bebé, Ángel.

Había perdido la ilusión, la esperanza, pero seguía ahí para Ángel.
Y entonces la encontré de nuevo. Alba. Pura, real, auténtica.
Una preciosidad por fuera y por dentro.
La única mujer a quien miré con deseo en años.
La única que me ha hecho reír en años.

La llevé a cenar. La besé. F*llamos. Conoció a mi hijo.
Mi muro de hielo se derritió. Me enamoré.
Y ahora soy incapaz de resistirme.

Aviso: Una novela de romance y erótica con un padre soltero (viudo) militar. Un romance sincero con final feliz garantizado.